• Esto se ha publicado como Out Of Character. Tenlo en cuenta al responder.
    Esto se ha publicado como Out Of Character.
    Tenlo en cuenta al responder.
                                    _ _・゜゜・♡・゜゜・.. _ _
    Muchas gracias por las interacciones, amo la comunidad ♡
    Por cierto les dejo detalles de Off Rol.

    _♡ Se rolear en primera y tercera persona (Me adapto)
    _♡ Mis respuestas son diarias mínimo 1 u 2 al dia.
    _♡ No tengo ship ni partner.
    _♡ Mi personaje es Pansexual (ñam ñam pan bimbo(?))
    _♡ Tengo haciendo rol desde 2018.
    _♡ No me importa si tu rol son 6 palabras o 6 lineas o 6 párrafos, venimos a divertirnos!
    _♡ Me da ansiedad el drama y no me creo dueño del faceclaim.
    _♡ Mis pronombres son él - elle.
    _♡ Vine a este sitio porque vi un post de hace 1 mes de alguien pidiendo personajes 3D.
    _♡ Tomen awita y aléjense del sol (?)
                                    _ _・゜゜・♡・゜゜・.. _ _ Muchas gracias por las interacciones, amo la comunidad ♡ Por cierto les dejo detalles de Off Rol. _♡ Se rolear en primera y tercera persona (Me adapto) _♡ Mis respuestas son diarias mínimo 1 u 2 al dia. _♡ No tengo ship ni partner. _♡ Mi personaje es Pansexual (ñam ñam pan bimbo(?)) _♡ Tengo haciendo rol desde 2018. _♡ No me importa si tu rol son 6 palabras o 6 lineas o 6 párrafos, venimos a divertirnos! _♡ Me da ansiedad el drama y no me creo dueño del faceclaim. _♡ Mis pronombres son él - elle. _♡ Vine a este sitio porque vi un post de hace 1 mes de alguien pidiendo personajes 3D. _♡ Tomen awita y aléjense del sol (?)
    Me gusta
    3
    0 comentarios 0 compartidos 130 vistas
  • Este es el sueño de los Humanos. Mi gente arrodillada ante ellos, indefensa y asustada. Lo único que han hecho los X-Men es usar sus asombrosos poderes para proteger a un mundo que los odia y teme. -Palabras de Magneto.- #StormXMen
    Este es el sueño de los Humanos. Mi gente arrodillada ante ellos, indefensa y asustada. Lo único que han hecho los X-Men es usar sus asombrosos poderes para proteger a un mundo que los odia y teme. -Palabras de Magneto.- #StormXMen
    Me entristece
    1
    0 turnos 0 maullidos 349 vistas
  • En ocasiones es mejor limitarse a inspirar profundamente, las palabras una vez dichas no pueden ser retiradas.
    □▪︎-------------------------------▪︎□
    En ocasiones es mejor limitarse a inspirar profundamente, las palabras una vez dichas no pueden ser retiradas. □▪︎-------------------------------▪︎□
    Me gusta
    Me encocora
    Me enjaja
    5
    0 turnos 0 maullidos 467 vistas
  • -Nosotros los Minganianos usualmente no hacemos este tipo de cosas... El día del padre no es más que una costumbre típica que hay entre los humanos que conmemora la existencia de aquellos seres queridos dedicándoles un día específico... Pero al estar entre humanos, solo por esta vez me adaptaré a sus costumbres... -

    Comentó la joven y hermosa dama de cabellos azules tan finos y resplandecientes como su mirar celestino lleno de pureza y carisma... Vestida con su traje de superheroina de color blanco que se ciñe a su esbelto cuerpo dotado de pronunciadas curvas y atributos sensuales, portando con orgullo y determinación en su espalda la capa azul que simboliza su rango elevado entre las filas de su imperio natal la cual no para de ondearse junto a sus cabellos según el soplar de la brisa intermitente.
    La mujer estando en los adentros del santuario vacío se inclinó frente al monumento y se postró de rodillas en señal de reverencia y respeto...

    - A nuestro padre puro y bondadoso, si mis palabras logran llegar a tí, deseo que tengas un muy feliz y próspero día, en tú nombre y en el nombre de todo el planeta Mang1965 que custodias como el gran regente que eres, siempre tendras nuestro total respeto y admiración por tu ardua labor, yo Dalnim83 siendo una de las maestras de la gran academia de formación Minganiana te envío muy buenas vibras para que continúes brillando como el Minganiano más poderoso... Pero sobre todo, el padre más dulce y más leal que eres... Sin duda será todo un honor volver a charlar contigo alguna vez... -
    -Nosotros los Minganianos usualmente no hacemos este tipo de cosas... El día del padre no es más que una costumbre típica que hay entre los humanos que conmemora la existencia de aquellos seres queridos dedicándoles un día específico... Pero al estar entre humanos, solo por esta vez me adaptaré a sus costumbres... - Comentó la joven y hermosa dama de cabellos azules tan finos y resplandecientes como su mirar celestino lleno de pureza y carisma... Vestida con su traje de superheroina de color blanco que se ciñe a su esbelto cuerpo dotado de pronunciadas curvas y atributos sensuales, portando con orgullo y determinación en su espalda la capa azul que simboliza su rango elevado entre las filas de su imperio natal la cual no para de ondearse junto a sus cabellos según el soplar de la brisa intermitente. La mujer estando en los adentros del santuario vacío se inclinó frente al monumento y se postró de rodillas en señal de reverencia y respeto... - A nuestro padre puro y bondadoso, si mis palabras logran llegar a tí, deseo que tengas un muy feliz y próspero día, en tú nombre y en el nombre de todo el planeta Mang1965 que custodias como el gran regente que eres, siempre tendras nuestro total respeto y admiración por tu ardua labor, yo Dalnim83 siendo una de las maestras de la gran academia de formación Minganiana te envío muy buenas vibras para que continúes brillando como el Minganiano más poderoso... Pero sobre todo, el padre más dulce y más leal que eres... Sin duda será todo un honor volver a charlar contigo alguna vez... -
    Me encocora
    Me gusta
    5
    0 turnos 0 maullidos 250 vistas
  • Esto se ha publicado como Out Of Character. Tenlo en cuenta al responder.
    Esto se ha publicado como Out Of Character.
    Tenlo en cuenta al responder.
    — Muchas veces no encuentro las palabras adecuadas para expresarme. Sin embargo, cuando eso pasa, prefiero dejar que mis acciones hablen en su lugar. Y aunque a veces haga cosas que oarecen malas... debes confiar en que siempre he de buscar lo mejor para todos.

    #SeductiveSunday
    — Muchas veces no encuentro las palabras adecuadas para expresarme. Sin embargo, cuando eso pasa, prefiero dejar que mis acciones hablen en su lugar. Y aunque a veces haga cosas que oarecen malas... debes confiar en que siempre he de buscar lo mejor para todos. #SeductiveSunday
    Me gusta
    1
    0 comentarios 0 compartidos 199 vistas
  • Esto se ha publicado como Out Of Character. Tenlo en cuenta al responder.
    Esto se ha publicado como Out Of Character.
    Tenlo en cuenta al responder.
    ❝ 𝐈'𝐦 𝐆𝐨𝐧𝐧𝐚 𝐊𝐢𝐥𝐥 𝐘𝐨𝐮, 𝐂𝐫𝐞𝐚𝐭𝐨𝐫 (𝐔𝐬𝐞𝐫) ❞ ──── Palabras de Santiago hacía su creador. (User)

    ||• Solo vean este video e imaginen la secuencia de ustedes (Los creadores/Users) con sus personajes (OC) en este juego giratorio. Ustedes junto a ese personaje al que crearon, le dieron traumas, historias y gran desarrollo teniéndolo frente a ustedes. Santi me miraría a mí con rabia y con ganas de asesinarme al hacerlo sufrir tanto al pobre, pero es lo que hay. Puede que su personaje creado lo quiera como también que no y terminé odiando a su creador por todo lo que le hizo pasar desde el momento que fue creado. [?]
    ❝ 𝐈'𝐦 𝐆𝐨𝐧𝐧𝐚 𝐊𝐢𝐥𝐥 𝐘𝐨𝐮, 𝐂𝐫𝐞𝐚𝐭𝐨𝐫 (𝐔𝐬𝐞𝐫) ❞ ──── Palabras de Santiago hacía su creador. (User) ||• Solo vean este video e imaginen la secuencia de ustedes (Los creadores/Users) con sus personajes (OC) en este juego giratorio. Ustedes junto a ese personaje al que crearon, le dieron traumas, historias y gran desarrollo teniéndolo frente a ustedes. Santi me miraría a mí con rabia y con ganas de asesinarme al hacerlo sufrir tanto al pobre, pero es lo que hay. Puede que su personaje creado lo quiera como también que no y terminé odiando a su creador por todo lo que le hizo pasar desde el momento que fue creado. [?]
    Me encocora
    Me enjaja
    8
    18 comentarios 0 compartidos 1014 vistas
  • ❝¿Últimas palabras?❞

    —Le dijo a su presa, utilizando la mente contraria para hablar. Sonidos de gruñidos, ladridos y cadenas se iban oyendo más y más fuertes a medida que el Cadejo avanzaba—
    ❝¿Últimas palabras?❞ —Le dijo a su presa, utilizando la mente contraria para hablar. Sonidos de gruñidos, ladridos y cadenas se iban oyendo más y más fuertes a medida que el Cadejo avanzaba—
    Me encocora
    Me endiabla
    4
    27 turnos 0 maullidos 400 vistas
  • Un nuevo comienzo
    Categoría Aventura
    Es difícil explicar todo lo que ha pasado desde que la violencia arrasó con el continente. La ley es inexistente y la tensión remonta a niveles críticos desde que el jefe de estado declaró a los bandidos como emergencia nacional y culpabilizó a los países vecinos, quedando en amenazas que pueden escalar.

    Desde que bajé de las montañas he decido tratar mi problema de estrés postraumático, llevar una vida tranquila, comprar una pequeña granja en el pueblo, guardar mis armas en un baúl escondido de mi casa, comenzar de nuevo como una mujer normal.

    Han pasado semanas desde mi primer intento de cavar mis recuerdos en un pozo profundo y he comenzado a trabajar en la taberna del pueblo.

    - ¡Cuidado señor! ¡No moleste! ¿Desea mas cerveza? - Son las palabras que más suelo decir.
    Es difícil explicar todo lo que ha pasado desde que la violencia arrasó con el continente. La ley es inexistente y la tensión remonta a niveles críticos desde que el jefe de estado declaró a los bandidos como emergencia nacional y culpabilizó a los países vecinos, quedando en amenazas que pueden escalar. Desde que bajé de las montañas he decido tratar mi problema de estrés postraumático, llevar una vida tranquila, comprar una pequeña granja en el pueblo, guardar mis armas en un baúl escondido de mi casa, comenzar de nuevo como una mujer normal. Han pasado semanas desde mi primer intento de cavar mis recuerdos en un pozo profundo y he comenzado a trabajar en la taberna del pueblo. - ¡Cuidado señor! ¡No moleste! ¿Desea mas cerveza? - Son las palabras que más suelo decir.
    Tipo
    Individual
    Líneas
    Cualquier línea
    Estado
    Disponible
    Me encocora
    1
    10 turnos 0 maullidos 388 vistas
  • -El turno comenzó a las 8:00 pm, la sala de espera mantenía a pocos familiares de los pacientes, algunos tranquilos, otros se podía notar la angustia en sus rostros y manera de comportarse, la recepción era atendida cordialmente por Eva, una de las enfermeras con mayor tiempo, saludé con una amplia sonrisa a la mayor y seguí mi camino, recorrí cada habitación del tercer piso, monitoreando a los pacientes, estables, era lo que pude notar, cada 72 horas rolábamos los pisos y cada 15 días los turnos, mañana y noche.

    No fue como a las 12: 00 am que algo llamó mi atención, los pasos desgastados de una persona sobre el suelo al final del pasillo, al principio creí que sería una de las enfermeras haciendo su trabajo, pero el sonido de las pisadas no era acorde, parecían ser el de un ansiando, dejé la tabla de madera sobre el escritorio, me asome ligeramente abriendo la puerta, pero no era absolutamente nadie.

    —¡Qué extraño!.

    - Musité, estuve a punto de volver al interior de la oficina cuando aquellos pasos estaban más cerca, salí para averiguar el sonsonete, se desgastaban cada vez que me acercaba a lo que parecía ser el origen de todo, si tenía razón era una anciana que recorría los pasillos de una forma tranquila, con calzado de dormir y la bata mal amarrada; al estar frente de mí, solo sonrió. 

    —Doctor, a usted lo estaba buscando.-Me dijo, con una suave voz veterana.—Me he perdido, no recuerdo el número de mi habitación y tengo hambre.- No dude en preguntar su nombre a lo cual respondió lucidamente.— Esperé un momento.- Rápidamente me dirigí a la oficina, cheque el nombre en la tabla y sí, correspondía al piso que custodiaba con el número de cuarto 29, noté que la mayor había ingresado por uno derramé, pero a mi ver estaba completamente bien, mirada acorde, no había movimientos involuntarios o parálisis, solo la falta de memoria, pero... eso era muy normal en las personas de su edad, 87 años era todo una vida. —Venga, la llevó. - Dije al caminado junto a ella, escuche un par de cosas que decidió contarme, la comida no le gustaba, pero era lo que había y que ya deseaba irse con su esposo y nieta a casa.

    — No se preocupe, pronto se irá, hay mucha mejoría en usted.-El cuarto estaba a unos cuantos metros de distancia, seguimos hasta quedar frente a la puerta, giré la perilla y dejé que entrará, algunas cosas personales se observaron.—Pasé y duerma un poco.- Dije amablemente, la mujer anciana asintió con la cabeza, sus viejos labios se abrieron para decirme.— ¿Podría hacerme un gran favor doctor?.- No me extrañó a lo cual asentía con un, "¡Claro, de que se trata!".- La mujer del cuarto 29 metió la mano en la bolsa de la bata, sacando una hoja de papel doblada, barias veces, formando un cuadrado amorfo. — Entregar esta carta a mi nieta, temo perderla si me duermo, es muy importante para ella, por favor, doctor.- Respiré calmadamente y la tomé con mi diestra.— Descuidé, lo haré, ahora es momento que vaya a la cama, es muy temprano para que sigua deambulando por los pasillos.- Entró a la habitación, mis ojos vieron como ella sin ningún problema se incorporó a la cama dejando el calzado en el suelo, arropándose con la ligera sábana blanca, cerré la puerta, coloqué la carta en mi bolsillo y me dirigí con la enfermera en turno. 

    — Sandy, buenas madrugadas.- Saludé a mi colega como era de costumbre.— Podría mandar algo ligero de comer a la señora del cuarto 29, tiene hambre, le encargo que le dé un par de vueltas, ya que la encontré vagando por los pasillos.- Inmediatamente noté la rección de Sandy, rostro desencajado, podría decir que miedo.— ¿Sucede algo?.- Pregunté, a lo que la tartamudeo antes de contestarme.— Do...doctor, la paciente de ese cuarto tiene una hora que falleció, no puede ser lo que me está diciendo, los familiares la transfirieron a su antigua casa, donde la estarán velando.- No creí en sus palabras, así que me dirigí inmediatamente, de nuevo a esa habitación, abrí rápidamente y si, la habitación estaba completamente sola, la cama tendida, ya la habían limpiado, me quedé con la boca abierta, había tenido un sueño o una visión, toqué la bolsa de mi pantalón y la carta que la anciana me había dado estaba ahí, todo lo que viví si pasó...

    |Rol libre
    -El turno comenzó a las 8:00 pm, la sala de espera mantenía a pocos familiares de los pacientes, algunos tranquilos, otros se podía notar la angustia en sus rostros y manera de comportarse, la recepción era atendida cordialmente por Eva, una de las enfermeras con mayor tiempo, saludé con una amplia sonrisa a la mayor y seguí mi camino, recorrí cada habitación del tercer piso, monitoreando a los pacientes, estables, era lo que pude notar, cada 72 horas rolábamos los pisos y cada 15 días los turnos, mañana y noche. No fue como a las 12: 00 am que algo llamó mi atención, los pasos desgastados de una persona sobre el suelo al final del pasillo, al principio creí que sería una de las enfermeras haciendo su trabajo, pero el sonido de las pisadas no era acorde, parecían ser el de un ansiando, dejé la tabla de madera sobre el escritorio, me asome ligeramente abriendo la puerta, pero no era absolutamente nadie. —¡Qué extraño!. - Musité, estuve a punto de volver al interior de la oficina cuando aquellos pasos estaban más cerca, salí para averiguar el sonsonete, se desgastaban cada vez que me acercaba a lo que parecía ser el origen de todo, si tenía razón era una anciana que recorría los pasillos de una forma tranquila, con calzado de dormir y la bata mal amarrada; al estar frente de mí, solo sonrió.  —Doctor, a usted lo estaba buscando.-Me dijo, con una suave voz veterana.—Me he perdido, no recuerdo el número de mi habitación y tengo hambre.- No dude en preguntar su nombre a lo cual respondió lucidamente.— Esperé un momento.- Rápidamente me dirigí a la oficina, cheque el nombre en la tabla y sí, correspondía al piso que custodiaba con el número de cuarto 29, noté que la mayor había ingresado por uno derramé, pero a mi ver estaba completamente bien, mirada acorde, no había movimientos involuntarios o parálisis, solo la falta de memoria, pero... eso era muy normal en las personas de su edad, 87 años era todo una vida. —Venga, la llevó. - Dije al caminado junto a ella, escuche un par de cosas que decidió contarme, la comida no le gustaba, pero era lo que había y que ya deseaba irse con su esposo y nieta a casa. — No se preocupe, pronto se irá, hay mucha mejoría en usted.-El cuarto estaba a unos cuantos metros de distancia, seguimos hasta quedar frente a la puerta, giré la perilla y dejé que entrará, algunas cosas personales se observaron.—Pasé y duerma un poco.- Dije amablemente, la mujer anciana asintió con la cabeza, sus viejos labios se abrieron para decirme.— ¿Podría hacerme un gran favor doctor?.- No me extrañó a lo cual asentía con un, "¡Claro, de que se trata!".- La mujer del cuarto 29 metió la mano en la bolsa de la bata, sacando una hoja de papel doblada, barias veces, formando un cuadrado amorfo. — Entregar esta carta a mi nieta, temo perderla si me duermo, es muy importante para ella, por favor, doctor.- Respiré calmadamente y la tomé con mi diestra.— Descuidé, lo haré, ahora es momento que vaya a la cama, es muy temprano para que sigua deambulando por los pasillos.- Entró a la habitación, mis ojos vieron como ella sin ningún problema se incorporó a la cama dejando el calzado en el suelo, arropándose con la ligera sábana blanca, cerré la puerta, coloqué la carta en mi bolsillo y me dirigí con la enfermera en turno.  — Sandy, buenas madrugadas.- Saludé a mi colega como era de costumbre.— Podría mandar algo ligero de comer a la señora del cuarto 29, tiene hambre, le encargo que le dé un par de vueltas, ya que la encontré vagando por los pasillos.- Inmediatamente noté la rección de Sandy, rostro desencajado, podría decir que miedo.— ¿Sucede algo?.- Pregunté, a lo que la tartamudeo antes de contestarme.— Do...doctor, la paciente de ese cuarto tiene una hora que falleció, no puede ser lo que me está diciendo, los familiares la transfirieron a su antigua casa, donde la estarán velando.- No creí en sus palabras, así que me dirigí inmediatamente, de nuevo a esa habitación, abrí rápidamente y si, la habitación estaba completamente sola, la cama tendida, ya la habían limpiado, me quedé con la boca abierta, había tenido un sueño o una visión, toqué la bolsa de mi pantalón y la carta que la anciana me había dado estaba ahí, todo lo que viví si pasó... |Rol libre
    Me encocora
    1
    0 turnos 0 maullidos 277 vistas
  • ────────────────────────────────
    ┈⨾ . . . 𝐓 𝐖 𝐎 — ㅤ۪ㅤㅤi͜𝗺pe͡𝗿fect fo̠r yo͠u ㅤওㅤ𓆗

    ❛ do you really think i'm going
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ to let you do alone? ❜
    ────────────────────────────────
    ┈⨾ . . . 𝐀𝐥𝐞𝐱𝐚𝐧𝐝𝐞𝐫 𝐄𝐯𝐚𝐧𝐬
    ┈⨾ . . . 𝟏𝟔 𝐲𝐞𝐚𝐫𝐬 𝐨𝐥𝐝.
    ────────────────────────────────
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Toca tirar abajo todos los libros de la estantería y toca el desorden que implica proceso de verlos de nuevo en fila.
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Toca bajar la guardia, dejar que entren y dejar que salgan.
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Toca desarmar a los héroes y al verlos desnudos volverlos a armar.
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Y nunca es tarde para preguntar, y nunca es tarde para volver a empezar.
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Puede ser fácil y a veces no, pero es un día a la vez.
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Puedo contarte hacia dónde voy, pero entro solo después, y no es que no te quiera acá, pero me toca crecer. Y no es que yo me fuera a olvidar, yo ya te llevo en la piel.
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Tocan tiempos de guerra, tiempos para revolcarse en la mierda porque es la mierda lo que hace fértil a la tierra donde crece la flor. Sé que estás asustado, yo también.
    ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Calma, que nunca es tarde para desarmar, que nunca es tarde, si algo tiene que cambiar. Soñé que un día cambiaba, pero la vida no es así, de nuevo me cuidaban, no es tan fácil. Toma tiempo, no es tan fácil. Toma tiempo.

    ────────────────────────────────

    ─ ¿Alexander? ─ La voz del psicólogo pareció buscar al dueño del nombre en la sala de espera. Rápidamente una madre levantó la mano mientras se acercaba con un adolescente casi a rastras hasta la puerta de la consulta. Alphonse sonrió a ambos y se apartó de la entrada para que ambos ingresaran. Esperó un poco, cerrando la puerta en cuanto estos estaban al interior de su oficina.

    ─ Adelante, tomen asiento...─ Les indicó con la voz tranquila mientras se posicionaba tras el escritorio donde el intercambio de palabras surgiría. Respiró con profundidad, escuchando algunos pensamientos reprimidos de ambas personas. La madre buscaba ayuda para la aparente depresión auto diagnosticada que a su juicio cursaba el menor, mientras que él se cuestionaba el qué tan útil sería perder el tiempo con alguien que vestía un suéter con cuello alto. Toda esta información cruzó la mente de los tres en dicha sala, causándole una sonrisa divertida ante el prejuicio juvenil por su gusto en la ropa.

    ─ Entonces...─ Rebuscó en sus notas el nombre de quien había solicitado la hora a la consulta. ─ ¿Erica? ─ Ante la confirmación apresurada de la madre continuó hablando con mayor seguridad. ─ Mi nombre es Alphonse, encantado de conocerlos. Cuénteme, ¿Cuál es el motivo por el que solicitó una consulta para Alexander? ─ La introducción era breve, escuchó las palabras de la madre preocupada, ordenó los pensamientos que daban conexión anticipada a todo lo que nombraba y observaba el lenguaje no verbal tanto de la madre como del adolescente. De vez en cuando sus ojos iban en búsqueda del menor para confirmar los hechos narrados por su madre.

    Alexander parecía distante, a la defensiva pero no contradecía o increpaba a su madre, al menos no verbalmente. Sus notas comenzaron a tomar forma como en una lluvia de hechos y conductas que podían ser motivo de consultas más personales con el menor, pero así, en la tranquilidad de la escucha permitió a la adulta expresar sus preocupaciones ante las conductas de su hijo.

    Tomó un poco de aire, como un suspiro que dio inicio a algunas observaciones, comenzando a explicar su método de trabajo. No objetó o agregó comentarios con respecto a la información que le habían entregado, solo se limitó a explicar el modo de atención que le parecía mejor implementar dado el caso.

    ─ Muy bien, Señora Erica, me gustaría que pudiéramos permitirnos un espacio seguro para ambos en esta consulta ¿De acuerdo? Y para eso, pienso que sería más cómodo para ustedes que tomaran un espacio por separado, sin la presencia del otro, conmigo. La idea de esto es que puedan expresarse sin miedos y compartir conmigo cosas que deseen sin afectar la imagen que puedan tener entre sí... ¿Me comprenden? ─ Tras la sugerencia la madre se mostró pensativa, mirando al adolescente quien parecía más cómodo con eso que ella. Asintió acatando y se levantó para abandonar la sala rumbo a la sala de espera.

    ─ De acuerdo, hablaré un poco con Alexander respecto a lo que usted me ha mencionado antes, luego, le indicaré que pase y que él salga para poder brindarles su espacio individual a cada quien y por último, les haré entrar en conjunto para que podamos conversar nuevamente... ─ La mujer asintió, saliendo entonces, pero Alphonse le hizo señas acercándose un poco a la máquina de café que poseía en el lobby de su consulta. ─ Siéntase cómoda y en confianza, puede tomar café o té si lo prefiere, en el sofá hay revistas muy interesantes y la contraseña del wifi está en esa plaquita en la pared, vendré en un momento por usted.

    Tras dicho todo eso, volvió a ingresar en la sala de consultas, cerrando la puerta y retomando su lugar tras el escritorio, dedicándole una sonrisa cómplice al menor.

    ─ Muy bien, Alexander... Para comenzar, me gustaría decirte que si en algún momento de nuestra conversación hay algo que diga o haga que te incomode, puedes decirme con toda la confianza y que no estás obligado a responderme las preguntas que no quieras o no te agraden... ─ Tras ver que el adolescente parecía más calmado ahora, prosiguió a lo de rutina. ─ Entonces, cuéntame... ¿Cómo estás? ¿Hay algo en particular que quieras comentarme antes de preguntarte yo?


    ──────────────────────────────── ┈⨾ . . . 𝐓 𝐖 𝐎 — ㅤ۪ㅤㅤi͜𝗺pe͡𝗿fect fo̠r yo͠u ㅤওㅤ𓆗 ❛ do you really think i'm going ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ to let you do alone? ❜ ──────────────────────────────── ┈⨾ . . . 𝐀𝐥𝐞𝐱𝐚𝐧𝐝𝐞𝐫 𝐄𝐯𝐚𝐧𝐬 ┈⨾ . . . 𝟏𝟔 𝐲𝐞𝐚𝐫𝐬 𝐨𝐥𝐝. ──────────────────────────────── ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Toca tirar abajo todos los libros de la estantería y toca el desorden que implica proceso de verlos de nuevo en fila. ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Toca bajar la guardia, dejar que entren y dejar que salgan. ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Toca desarmar a los héroes y al verlos desnudos volverlos a armar. ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Y nunca es tarde para preguntar, y nunca es tarde para volver a empezar. ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Puede ser fácil y a veces no, pero es un día a la vez. ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Puedo contarte hacia dónde voy, pero entro solo después, y no es que no te quiera acá, pero me toca crecer. Y no es que yo me fuera a olvidar, yo ya te llevo en la piel. ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Tocan tiempos de guerra, tiempos para revolcarse en la mierda porque es la mierda lo que hace fértil a la tierra donde crece la flor. Sé que estás asustado, yo también. ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ Calma, que nunca es tarde para desarmar, que nunca es tarde, si algo tiene que cambiar. Soñé que un día cambiaba, pero la vida no es así, de nuevo me cuidaban, no es tan fácil. Toma tiempo, no es tan fácil. Toma tiempo. ──────────────────────────────── ─ ¿Alexander? ─ La voz del psicólogo pareció buscar al dueño del nombre en la sala de espera. Rápidamente una madre levantó la mano mientras se acercaba con un adolescente casi a rastras hasta la puerta de la consulta. Alphonse sonrió a ambos y se apartó de la entrada para que ambos ingresaran. Esperó un poco, cerrando la puerta en cuanto estos estaban al interior de su oficina. ─ Adelante, tomen asiento...─ Les indicó con la voz tranquila mientras se posicionaba tras el escritorio donde el intercambio de palabras surgiría. Respiró con profundidad, escuchando algunos pensamientos reprimidos de ambas personas. La madre buscaba ayuda para la aparente depresión auto diagnosticada que a su juicio cursaba el menor, mientras que él se cuestionaba el qué tan útil sería perder el tiempo con alguien que vestía un suéter con cuello alto. Toda esta información cruzó la mente de los tres en dicha sala, causándole una sonrisa divertida ante el prejuicio juvenil por su gusto en la ropa. ─ Entonces...─ Rebuscó en sus notas el nombre de quien había solicitado la hora a la consulta. ─ ¿Erica? ─ Ante la confirmación apresurada de la madre continuó hablando con mayor seguridad. ─ Mi nombre es Alphonse, encantado de conocerlos. Cuénteme, ¿Cuál es el motivo por el que solicitó una consulta para Alexander? ─ La introducción era breve, escuchó las palabras de la madre preocupada, ordenó los pensamientos que daban conexión anticipada a todo lo que nombraba y observaba el lenguaje no verbal tanto de la madre como del adolescente. De vez en cuando sus ojos iban en búsqueda del menor para confirmar los hechos narrados por su madre. Alexander parecía distante, a la defensiva pero no contradecía o increpaba a su madre, al menos no verbalmente. Sus notas comenzaron a tomar forma como en una lluvia de hechos y conductas que podían ser motivo de consultas más personales con el menor, pero así, en la tranquilidad de la escucha permitió a la adulta expresar sus preocupaciones ante las conductas de su hijo. Tomó un poco de aire, como un suspiro que dio inicio a algunas observaciones, comenzando a explicar su método de trabajo. No objetó o agregó comentarios con respecto a la información que le habían entregado, solo se limitó a explicar el modo de atención que le parecía mejor implementar dado el caso. ─ Muy bien, Señora Erica, me gustaría que pudiéramos permitirnos un espacio seguro para ambos en esta consulta ¿De acuerdo? Y para eso, pienso que sería más cómodo para ustedes que tomaran un espacio por separado, sin la presencia del otro, conmigo. La idea de esto es que puedan expresarse sin miedos y compartir conmigo cosas que deseen sin afectar la imagen que puedan tener entre sí... ¿Me comprenden? ─ Tras la sugerencia la madre se mostró pensativa, mirando al adolescente quien parecía más cómodo con eso que ella. Asintió acatando y se levantó para abandonar la sala rumbo a la sala de espera. ─ De acuerdo, hablaré un poco con Alexander respecto a lo que usted me ha mencionado antes, luego, le indicaré que pase y que él salga para poder brindarles su espacio individual a cada quien y por último, les haré entrar en conjunto para que podamos conversar nuevamente... ─ La mujer asintió, saliendo entonces, pero Alphonse le hizo señas acercándose un poco a la máquina de café que poseía en el lobby de su consulta. ─ Siéntase cómoda y en confianza, puede tomar café o té si lo prefiere, en el sofá hay revistas muy interesantes y la contraseña del wifi está en esa plaquita en la pared, vendré en un momento por usted. Tras dicho todo eso, volvió a ingresar en la sala de consultas, cerrando la puerta y retomando su lugar tras el escritorio, dedicándole una sonrisa cómplice al menor. ─ Muy bien, Alexander... Para comenzar, me gustaría decirte que si en algún momento de nuestra conversación hay algo que diga o haga que te incomode, puedes decirme con toda la confianza y que no estás obligado a responderme las preguntas que no quieras o no te agraden... ─ Tras ver que el adolescente parecía más calmado ahora, prosiguió a lo de rutina. ─ Entonces, cuéntame... ¿Cómo estás? ¿Hay algo en particular que quieras comentarme antes de preguntarte yo?
    0 turnos 0 maullidos 268 vistas
Ver más resultados
Patrocinados